Hola, soy María Pilar
y quiero que los síntomas que padeces dejen de controlar tu vida.

SÉ LO QUE TE PASA

Hace unos años sufría los efectos de varias enfermedades, alguna de ellas “crónica”, que me amargaban bastante la vida.

Pensaba constantemente que siendo tan joven como era (y aún sigo siéndolo 😉 ) era muy injusto que tuviera esa mala-salud que ennegrecía todo mi futuro.

Miraba a mi alrededor y era como si todo el mundo viviera en uno de esos anuncios de verano, donde la gente sonreía, brindaba, cantaba y bailaba, mientras yo estaba en una cueva oscura maloliente donde no sucedía nada que me devolviera un poquito de alegría.

Cada vez que veía la noticia de una mujer celebrando su 100 cumpleaños con una sonrisa en su carita arrugada, una profunda envidia me recorría todo el cuerpo porque no me imaginaba llegando a esa edad con la centenaria vitalidad que mostraba la señora.

¿Y A TI, TE PASA IGUAL?

¿Te aterra pensar que vas a pasar el resto de tu vida sufriendo esos síntomas?

¿Aún no te has acostumbrado a no hacer eso que te han prohibido por si re conviertes en la imitación de un gremlin?

¿Lo que has probado hasta ahora para mejorar tus dolores y molestias aún  no te ha funcionado?

HAS LLEGADO HASTA AQUÍ POR ALGO

Necesitas superar miedos y preocupaciones para volver a sentirte bien. Necesitas recuperar de una vez por todas la calidad de vida que te mereces.

Estoy segura que hasta ahora sólo has atacado la parte visible del problema.  De toda el iceberg de tus alergias, te has dedicado a observar la parte que emerge sobre el mar.

Sí. Puedes seguir tomando lo que tomas, continuar con tus hábitos saludables y visitando a quien visitas. Por supuesto. Hazlo. Pero a partir de ahora, si de verdad quieres notar los cambios y que tu vida mejor, tienes que conectar con lo mejor de ti.

Yo te ayudo a hacerlo a través de la Escucha Biológica

Hace mucho tiempo que empezaste con eso del “autoconocimiento” y la “autoayuda”. Quizás has probado muchísimas técnicas, leído todo tipo de libros y fundido youtube para encontrar solución a eso que te está pasando, pero nada funciona.

O quizás no has probado nada de nada y llevas toda esa frustración ahorrada pero estás igual de perdida.

No te han enseñado a identificar lo que sientes. No te han enseñado a controlar tus pensamientos y enfocarlos en lo que tú quieres. A mí tampoco.

Lo aprendí por la vía más complicada. Me enfermé.

Tenía un montón de síntomas con apenas 30 años.

En la sala de espera compartía asiento con ancianitas que debían pensar que estaba allí porque las sillas de esa sala eran más cómodas.

Y el sr. médico que me atendía me lo puso muy negro. Me dijo que me fuera comprando una silla de ruedas, que a mi pareja le podría haber transmitido una proteína por la que él podría tener cáncer de testículos, que me quedaría sin capacidades intelectuales, que me reventaría el colesterol, que no podía tomar el sol, que me extirpara las mamas y que no se me ocurriera coger una baja laboral… Y todo eso era su pronóstico.

Yo no quise quedarme con ese pronóstico. Que para eso soy maña y muy tozuda.

Escuché a mi cuerpo

Y hoy corro medias maratones. El colesterol “malo” lo tengo demasiado bajo. No he transmitido a nadie una proteína cancerígena. Mis mamas están perfectamente. Estudio en la mejor Escuela de Psicoanálisis. Y disfruto de mi Bienestar.

Y no ha sido sencillo.

Te ofrezco el método, la Escucha Biológica, que a mí me ha permitido retomar mi equilibrio psico-físico.

Si no gestionamos el estrés emocional correctamente, nuestra biología entra en acción para mantener nuestra supervivencia. Así que ese estrés pasa a manifestarse en nuestro cuerpo.

Y esto lo sabes porque cuando tienes un examen o entrevista de trabajo, vas al baño mil veces. Se te comen los nervios, hay mucha tensión. Y no tiene mucho sentido que la incertidumbre la solucionemos en el wc, pero por un motivo que un día te explicaré, la biología intenta aliviar esa tensión con visitas al baño.

Digamos por poner un jemplo y simplificando mucho, que para nuestra biología es mejor tener hemorroides, que un pensamiento continuo y amargo de “no tengo un sitio en la familia”.

El objetivo de tu biología es que pongas la atención en tu estrés, que lo resuelvas y que sobrevivas. Pero tú miras para otro lado.

DESCUBRE LA ESCUCHA BIOLÓGICA

Gracias a la inconformista, a la espiritual, la racional, la sensible y la guerrera que llevo dentro, hoy estoy aquí para ayudarte a retomar tu equilibrio psico-físico.

Llevo desde 2010 practicando la Escucha Biológica. Ya son cientos de personas las que, con un gran compromiso propio, han mejorado su calidad de vida gestionando mejor sus emociones.

DESCÁRGATE LA GUÍA CON LA  QUE DESCUBRIR CÓMO CONSEGUIR ALIVIAR LOS SÍNTOMAS DE LA ALERGIA SIN DAÑAR A TU CUERPO

y disfruta de los placeres de la vida

[thrive_leads id=’16920′]

Diseñado por Consultoria Blogger