Consejos para practicar la escritura emocional y la meditación

Practicar la meditación diaria no es algo sencillo para todo el mundo. 

Incluso los practicantes experimentados tienen días en los que prefieren hacer casi cualquier cosa antes que detenerse y estar presentes con sentimientos incómodos, o ser realistas sobre lo que les dice el guionista de sus películas mentales.

¿Hay alguna forma de derrumbar ese bloqueo? Las investigaciones han demostrado que la combinación de realizar ejercicios de escritura terapéutica y meditación aumenta significativamente la sensación de relajación y los pensamientos y emociones positivas.

¿Qué necesito para realizar escritura emocional y meditación?

Estamos tan acostumbrados a estar frente a pantallas de todo tipo que la idea de “escribir” normalmente evoca la idea de seguir utilizando dispositivos electrónicos. Y si esa es la única forma en que puede escribir, no hay problema, pero si puedes reemplazar la pantalla por un bolígrafo y un bloc de notas, hazlo. Los estudios demuestran que escribir a mano tiene unos beneficios en nuestro cerebro diferentes a cuando escribimos en dispositivos electrónicos y, de hecho, tiene impactos similares a la meditación . (¿Ves? Ya estás a mitad de camino.)

Puedes utilizar diferentes libretas para tus ejercicios de escritura terapéutica emocional según lo sientas. 

¿La escritura emocional es una forma de meditación?

¡Sí y no! Si te resulta imposible permanecer en una postura estática de meditación, la escritura puede servir como una meditación en sí misma, siempre y cuando lo hagas con intención. También puedes descubrir que, después de escribir un poco, tu sistema nervioso se ha estabilizado y tienes ganas de permanecer en relax  durante 5 ó 10 minutos o más.

¿Cómo practicar la escritura emocional consciente?

En primer lugar, deja de lado las películas mentales de “no se me da bien escribir” o “suspendía siempre las asignaturas de lengua en el colegio”. Este no es ese tipo de escritura. Lo que hacemos en los ejercicios de escritura terapéutica es permitir que los pensamientos se aclaren. Como dijo Flannery O’Connor, “escribo porque no sé lo que pienso hasta que leo lo que escribo”. Una vez que somos conscientes de lo que estamos pensando, podemos volvernos un poco más amigables con las emociones debajo de esos pensamientos.

Imagina un iceberg. La parte del iceberg que ves sobre el agua es el pensamiento. La enorme parte de abajo que retiene ese pensamiento son sentimientos y emociones. Escribir nos ayuda a pasar de estar atrapados en nuestras mentes, por encima del agua (conspirando, planificando, obsesionándonos o preocupándonos) a explorar lo que hay debajo de la superficie y estar presentes, con compasión, con cómo nos sentimos.

Imagínate que te has enfadado con un amigo. Te encuentras ensayando repetidamente las conversaciones que quieres tener con esta persona y agitando el puño en el aire. En ese momento podrías sentarte y tomarte un tiempo para escribir sobre tu rabia, tu indignación, tus preocupaciones, tus miedos y cualquier otra cosa que pueda surgir.

Cuanto más escribas, más notarás que te estás calmando. También es posible que te familiarices con una emoción que no te habías dado cuenta de que estaba allí, como el dolor por la relación o el miedo por tu trabajo en general.

Esto podría ayudarte a permitir esos sentimientos, procesarlos y dejarlos ir.

3 formas de usar la escritura emocional como ejercicio de meditación:

Escribir como ejercicio de meditación (si encuentras que la práctica de sentarte en un cojín es demasiado abrumadora)

  • Apaga tu teléfono y otras distracciones, saca boli y papel con la intención de conectar con tu interior 
  • Date la libertad de escribir sin obstáculos. Fluye con la corriente de tu conciencia sea lo que sea que surja (incluso si es “no sé qué decir”. ¡Te sorprendersá de a dónde te lleva eso!
  • No corrijas el texto. Las faltas ortográficas o gramaticales, todos los “errores”, son bienvenidos aquí.
  • Puedes poner un temporizador o simplemente puedes escribir hasta completar 1 (ó 2 ó 3) páginas. 

Escribir como un ejercicio previo a la meditación (para aquietar la mente y prepararse para profundizar)

  • Esto funciona de la misma manera que el anterior ejercicio, excepto que una vez que hayas terminado de escribir, puedes reflexionar sobre qué emociones están surgiendo.
  • Configura tu temporizador y realiza una de las meditaciones que acostumbras a hacer. 

Combina las dos formas

  • Puedes comenzar con una breve meditación o ejercicios de respiración consciente para acomodarte. 
  • Luego, tómate unos 20 minutos más o menos para escribir sobre lo que se te ha ocurrido o para completar un diario de escritura terapéutica. 
  • Después, haz una meditación más larga basada en lo que te surja en torno a tu escritura.
  • Por ejemplo, puedes notar que te estás criticando duramente por algo que has hecho y puedes hacer una meditación de autocompasión. O puede que notes que surge mucho miedo y haces una  práctica para reducir el miedo. En el Curso online de Escritura Terapéutica y Biodescodificación “CATARSIS” tienes a tu disposición más de 70 lecciones con ejercicios prácticos, vídeos, meditaciones exclusivas y lecturas para reducir emociones como el miedo, la rabia, la tristeza o el asco. 

8 ideas para empezar en la escritura terapéutica emocional

Plantéate estas preguntas y ve respondiendo a tu ritmo:

  1. ¿Qué no quiero sentir ahora mismo?
  2. ¿Qué estoy tratando de hacer bien? ¿Me estoy convenciendo de que necesito algo para ser una persona aceptable y apreciada? ¿De quién es la voz que me dice que no soy suficiente como soy?
  3. ¿Creo que merezco ser una persona amada tal como soy? ¿Por qué o por qué no?
  4. Ante la realidad de que voy a morir algún día, ¿qué es lo más importante?
  5. ¿Estoy haciendo espacio para el placer en mi vida? ¿Creo que merezco placer? ¿Por qué o por qué no? ¿Qué me da verdadero placer?
  6. ¿Y si fuera suficiente, tal como soy? ¿Cómo se sentiría en mi cuerpo si no tuviera que añadir nada o quitar nada para ser digno?
  7. Dale a tu crítico interior el micrófono. Deja que hable… hasta que se agote. 
  8. ¿Qué harías si no te importara lo que los demás piensen de ti?

Idea de práctica adicional: las páginas de la mañana

En su libro fundamental The Artist’s Way, Julia Margaret Cameron enfatiza la importancia de las  Morning Pages para la claridad mental y para promover la creatividad. Muchas personas, incluido Tim Ferris, confían en esta práctica. ¿Cómo hacerlo?

  • Despierta.
  • No revises tu teléfono
  • Escribe permitiendo que fluya la escritura durante 3 páginas completas. Deja que todo salga a la luz: tus sueños, tus tensiones, tus pequeños desacuerdos.
  • No vuelvas a leer estas páginas cuando hayas terminado. Quémalas si es necesario.
  • Repite este proceso durante 30 días.
  • Prepárate para que tu vida comience a cambiar 

 

Curso de Escritura Terapéutica y Biodescodificación

Si has tomado la decisión de conectar con tus sentimientos y emociones para mejorar tu calidad de vida, tienes a tu disposición el curso CATARSIS. Un curso de más de 70 lecciones que realizar a tu ritmo y que consta de ejercicios de escritura terapéutica basados en la Biodescodificación, meditaciones guiadas para liberar emociones atrapadas, vídeos y lecturas. 

Aquí tienes los detallesdel curso 🔽

 

 

 

 

 

 

 

Fuente

Comentar

Diseñado por Consultoria Blogger