Los 3 grandes motivos por los que perder el miedo expresar lo que sientes - Escucha Biológica
606
post-template-default,single,single-post,postid-606,single-format-standard,post-image-above-header,post-image-aligned-center,sticky-menu-fade,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Los 3 grandes motivos por los que perder el miedo expresar lo que sientes

¿Tienes miedo a poner en palabras tus pensamientos, sentimientos y emociones?

perder miedo expresar sentimientos

 

Hoy te habla la ex-miedosa-a-expresar-lo-que-siente.

Y no es que yo tuviera miedo a expresar lo que sentía. Tenía terror. Terror a que se rieran de mí, a que me insultaran,  a ser ridiculizada en público, a expresar todo lo que sentía y que aún así no me hicieran caso, miedo a que nadie pudiera ayudarme por ser absolutamente rara…

Ahora me doy cuenta que tenía vergüenza de mis propios sentimientos y prefería ignorarlos. Mejor dicho, prefería hacer como que los ignoraba.

No se puede ignorar lo que sientes

Pon cara de felicidad, cuando no la sientes. Di que pasas de todo, cuando estás profundamente preocupada por lo que será de ti mañana. Hazles creer que estás bien cuando sólo quieres esconderte para llorar. Puedes decir todo eso y más, pero no puedes ignorar lo que estás sintiendo.

En lo más profundo de ti, hay algo que está escuchando esos sentimientos callados. Cuando sea más lo que callas que lo que dices, “eso que te está escuchando” se va a poner a hablar por ti.

Me refiero a tu cuerpo, a tu biología. Ese que tú creías que se volvía loco y de repente te mandaba un retortijón, un esguince o una gripe, no está loco. Ya te lo he dicho más veces. La biología sigue una lógica precisa y cuando detecta que hay un pensamiento repetitivo y absolutamente estresante, activa un mecanismo con el que aliviar ese estrés psíquico, pasando a lo físico.

Como dice Leon Renard, “el lenguaje simbólico del cuerpo tan sólo se manifiesta si el aviso de lo psíquico no ha sido visto, escuchado, entendido y no se ha corregido la situación.

Todo aquello que no podemos aceptar, todo lo que no sepamos expresar mediante palabras, emociones y actos, el cuerpo nos lo dirá, lo gritará o aullará hasta la muerte por medio de desequilibrios.”

 

Estos son los motivos que hoy quiero que tengas en cuenta y pierdas el miedo a expresarte:

1.- Conocerte

Cuando te escuchas diciendo lo que sientes, estás aceptándote, dándote el permiso y el valor a tus sentimientos y emociones. Tus palabras están permitiéndote abrir caminos.

Si te escuchas cuando hablas, y piénsalo bien, es algo que no se hace de forma natural porque tienes que poner mucha conciencia en ello, llegas a sorprenderte de lo que escuchas.

Si te escucharas cuando hablas, te sorprenderías de lo escuchado Clic para tuitear

 

En las sesiones, me pongo mis orejas de elefante Dumbo y escucho todas las palabras que me van diciendo mientras la clienta o consultante narra su historia.

Cuando minutos después se las repito de forma literal, la persona alucina de haber dicho eso. No se reconoce en lo que ha dicho. Es como si quien ha hablado no hubiera escuchado ni una sola de sus palabras.

Y ese es el objetivo de la Escucha Biológica. Escuchar a tu cuerpo, escucharte a ti y re-conocerte. Conocer qué es lo que te hace sufrir, lo que te hace feliz, lo que te preocupa y lo que no.

El miedo lo pierdes al experimentar los beneficios de expresar lo que sientes. Clic para tuitear

 

Ya has dado el primer paso a superar el miedo a tus sentimientos y emociones, y hay un deseo de mejorar y conocerte.

 

2.- Crecer

¿Qué pasa cuando te conoces? Que creces.

Ya no eres la niña que tenía miedo a que en el cole se rieran de ella si lloraba, o la que pensaba que estaba mejor callada. Ahora eres la mujer que sabe que su opinión cuenta tanto como la opinión de los demás y la expresa, la que pide ayuda de forma racional y no mediante gritos, la que apuesta por cumplir sus sueños…

Hay un crecimiento porque te haces responsable de tus sentimientos y emociones, y no los dejas en manos de otros.

Ya no necesitas que “mamá y papá” te pregunten qué te pasa. Tú eres capaz de manifestarte y tomar acción para conseguir lo que quieres.

 

3.- Prevenir

Ahora que ya sabes que el estrés emocional se manifiesta en el cuerpo, ¿por qué no usas este “saber” para prevenir? ¿Te acuerdas de ese programa que se llamaba “más vale prevenir que curar”? Pues está en tu mano prevenir.

Vamos a evitar que el estrés se desborde. Vamos a anticiparnos a las situaciones difíciles con herramientas con las que gestionar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones.

Cuando sufres una enfermedad, escuchas a tu cuerpo, comprendes su mensaje y haces cambios a nivel emocional, aprendes una lección que no se te va a olvidar.

Yo sufrí los efectos de la fibromialgia durante varios años. Hoy disfruto de una vida saludable practicando deporte, viajando y llevando a cabo muchas actividades laborales. Pongo mucha atención en mi salud emocional para prevenir.

Aprendí que es aquello que me hizo enfermarme, y soy consciente de qué es lo que puede hacerme empeorar.

Prevenir emocionalmente una enfermedad es conocer qué vivencias pueden desbordar tu estrés y gestionarlas correctamente.

Por esto, no me cansaré de pedirte que expreses lo que sientes. Tus miedos, tus angustias, tus preocupaciones, porque para mí ha sido y es, la mejor vía para conocerme, crecer y disfrutar de una vida saludable.

Ahora me conozco más y mejor porque de serie, venimos sin tener idea de quiénes somos.

Hasta que haces el camino que te lleva a lo más profundo de ti misma, y descubres lo que hay en esa profundidad, no sabes si eres lo que te han dicho que seas, eres lo contrario a lo que te han dicho que seas, o simplemente repites un patrón familiar.

Devuelve a la vida las palabras que hay heridas en el fondo de tu alma.

Esta mañana he leído la biografía de un escritor del que decían que “devolvía a la vida las palabras”.

Me ha emocionado y por eso la adapto a lo que más nos importa. Creo que guardamos muchas palabras sin vida bajo la piel y debemos devolverlas a la vida.

Expresar nuestros sentimientos y emociones, poner en palabras nuestro resentir, y dar vida a lo mejor que tenemos.

 

Me encanta desarrollar mi labor porque ayudo a eso que hace el escritor, a devolver vida a las palabras calladas, que gritan desde el fondo del alma y se convierten en síntoma buscando ser escuchadas.

 

¡¡Pierde el miedo a expresar tus sentimientos y emociones YA!!

Comencemos la magnífica aventura de dar vida a tus palabras

Maria Pilar Sánchez
hola@escuchabiologica.com

Soy una luchadora incansable con muchas ganas de ayudarte! Autora del libro "Películas Mentales: libérate de los dramones que te montas y afectan a tu salud"

No Comments

Post A Comment