Cómo biodescodificar el miedo y la rabia

Las emociones humanas evolucionaron para que podamos responder rápidamente a situaciones de vida o muerte.

Emociones positivas y negativas

Como dice Jeremy Sutton, la mente humana desarrolló adaptaciones clave para facilitar la supervivencia y los desafíos reproductivos de nuestros ancestros. Si bien el entorno en el que vivimos ha cambiado drásticamente, aún compartimos su capacidad de resolución de problemas, percepción, sistemas de creencias y pensamiento emocional.​

Por ejemplo, el miedo puede evitar que nos comportemos de una manera que ‘limite la vida’ y la ira puede llevarnos a protegernos a nosotros mismos o a los más cercanos.

Después de todo, las adaptaciones psicológicas de la evolución no solo sirven para resolver problemas, sino también para ayudar y motivar al individuo a mantener y mantener un comportamiento dirigido a conseguir objetivos. Nuestros antepasados ​​tenían que identificar fuentes de alimentos confiables, evitar ser comidos, proteger a sus crías y encontrar una pareja sexual adecuada

De hecho, el psicólogo Randolph Nesse sugirió que las emociones tienen tres componentes:

fisiológico, 

psicológico y 

conductual. 

Hay mucho más por descubrir, ¡suscríbete!

Acepto la política de privacidad

Por ejemplo, el miedo a las alturas puede conducir a un aumento de la frecuencia cardíaca y la producción de cortisol y a poner en marcha estrategias de afrontamiento psicológico y comportamientos específicos como revisar y volver a revisar el equipo de seguridad.​​

Si bien muchos de nosotros consideramos que la ira es inapropiada en la crianza de los hijos, cuando una tribu hostil se enfrentó a nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores, no solo fue adecuada, sino que podría salvar vidas.

De hecho, las emociones, ya sean consideradas positivas o negativas, son impulsos que nos llevan a tomar acción. Por lo tanto, preparan el cuerpo para respuestas muy diferentes.

Listado de emociones y sentimientos negativos y positivos​

Las emociones negativas incluyen a su vez diferentes sentimientos negativos:

  • Ira: indignación, resentimiento, irritabilidad y animosidad
  • Tristeza: dolor, tristeza, melancolía y desesperación.
  • Miedo: ansiedad, nerviosismo, pavor y preocupación
  • Asco: desprecio, repugnancia, desdén y desprecio

Las emociones positivas incluyen, del mismo modo, diferentes sentimientos positivos:

  • Disfrute: felicidad, alegría, deleite, euforia
  • Amor: confianza, aceptación, adoración y bondad.
  • Sorpresa positiva: emoción y asombro

Entonces, ¿qué nos dice la investigación sobre las emociones negativas ?

  • Los recuerdos relacionados con la felicidad, el amor, la calma y experimentar sorpresas positivas son más fáciles de recordar que las emociones negativas, como estar triste, asustado, enojado o experimentar sorpresas no deseadas.
  • Hay algunas reacciones físicas y de comportamiento claras a las emociones negativas. El asco se asocia con el estrechamiento de los ojos y el campo de visión, la reducción de la agudeza visual y el reconocimiento de algo dañino (por ejemplo, comida podrida). El miedo, por otro lado, da como resultado el ensanchamiento de los ojos, una mayor capacidad para detectar estímulos visuales y detectar y rastrear amenazas.
  • Un estudio que incluyó a participantes de 46 países concluyó que, si bien estaba influenciado por valores culturales (individualismo y supervivencia / autoexpresión), experimentar emociones positivas era más importante para aumentar la satisfacción con la vida que reducir las emociones negativas.
  • La investigación encontró que es más probable que los emprendedores evalúen negativamente una oportunidad de negocio cuando experimentan emociones negativas como el miedo.
  • Los estudiantes con tendencia a los sentimientos negativos como el aburrimiento se desempeñan peor en las actividades de aprendizaje.

Es evidente que las emociones negativas tienen un papel esencial en nuestro pasado evolutivo y en condiciones específicas del mundo moderno. Por ejemplo, el miedo puede impedirnos cruzar en un lugar peligroso de la carretera o escalar una pared de roca sin la protección adecuada.

Sin embargo, cuando emociones como la ira, la tristeza y el miedo toman el control e impactan negativamente en la calidad de nuestra vida, puede ser el momento de buscar ayuda profesional.

Poner en palabras nuestros sentimientos y emociones

Hablar sobre sentimientos y emociones es muy beneficioso, restaura la sensación de control, proporciona perspectiva y reduce el impacto de los factores estresantes.

Hablar de los problemas en voz alta con un amigo, un familiar, un terapeuta o incluso cuando estamos solos nos ayuda a ver las cosas de manera diferente, y nos da tiempo y concentración para usar la lógica y la perspectiva, lo que nos lleva a:

    • Reducción de la sensación de amenaza y ansiedad.
    • Eventos racionalizados
    • Emociones normalizadas. Reconocemos que nuestros sentimientos son normales y que otros enfrentan.

Ya en el siglo XIX, Sigmund Freud empezó a trabajar en “la cura por la palabra”. Así designó al nuevo método clínico que comenzaba a dar forma: el psicoanálisis. El nombre surgió de la demanda de una paciente que le pidió al doctor Freud que se callase y la dejase hablar sobre lo que le pasaba. Por suerte el médico tomó esta demanda y se dedicó a escuchar lo que los propios pacientes tenían para decir sobre aquello que les aquejaba.

Una de los pilares sobre los que se asienta la Biodescodificación es el psicoanálisis. De ahí que la expresión de los sentimientos y emociones sea esencial en el desarrollo de esta metodología.

¿Cómo biodescodificar emociones negativas?

Vayamos por partes. Lo primero de todo, para quien tiene dudas o ha escuchado conceptos contradictorios, explicaré qué es la biodescodiicación y cómo se realiza esta terapia. 

Hago un spoiler: la Biodescodificación no es la cura del cáncer, ni el remedio contra la inmortalidad ni el anticristo vestido de chamán. Es una terapia complementaria que trabaja en el ámbito psico-físico. Sin más.

¿Qué es la Biodescodificación?

La Biodescodificación se centra en encontrar el origen emocional de cada enfermedad. Es decir, se analiza qué situación muy estresante se ha vivido antes de la aparición del síntoma. Esta situación ha producido una elevación del estrés negativo que ha roto el equilibrio interno y siguiendo una lógica biológica precisa, ese estrés se ha manifestado en el cuerpo en forma de síntoma o enfermedad. Para esta terapia complementaria, la salud física y la emocional están íntimamente conectadas. 

La Biodescodificacion no reemplaza a otro tipo de terapias o tratamientos médicos o psicológicos, sino que los complementa porque como enseñan las escuelas más prestigiosas de Biodescodificación, para realizar esta terapia es fundamental contar con el diagnóstico médico que detalla cuál es exactamente el órgano del cuerpo que está afectado. Al contar con el diagnóstico médico, se podrá realizar con precisión la terapia puesto que la lógica biológica del síntoma es quien da la pauta de qué situación estresante ha llevado a la persona a enfermar.

Todos vivimos situaciones estresantes al cabo del día, pero no todas hacen que se supere nuestro límite tolerable de estrés y por tanto enfermemos. Una de las claves de la Biodescodificación es identificar cuál es la situación estresante que no se ha gestionado adecuadamente y que ha hecho que se rompa el buen funcionamiento del cuerpo.

Gestionar las emociones negativas

No se “gestiona adecuadamente” una situación estresante cuando la situación es repentina, dramática, completamente desestabilizante y la vivimos en soledad con un pensamiento de “no hay solución para esto”.

Nadie se propone gestionar adecuadamente una situación o no. Todos lo hacemos lo mejor que sabemos o podemos, y para ello hacemos uso de la educación que hemos recibido, de las creencias familiares, de experiencias previas y de los recursos emocionales con los que contamos en el momento. En muchas ocasiones, esas creencias familiares nos llevan a no pedir ayuda, a sufrir en silencio, a ponernos en lo peor, a no sentirnos merecedores de consuelo… y por eso no gestionamos adecuadamente la situación.

Si algo nos enseña la Biodescodificación es a darnos cuenta del nivel de estrés con el que vivimos ya que el cuerpo es quien nos indica, con precisión absoluta, cuándo estamos acumulando demasiado miedo, rabia, frustración, impotencia, nostalgia o cualquier otro sentimiento o emoción negativa en forma de dolor de espalda, ansiedad, migrañas, estreñimiento, insomnio…

El proceso de Biodescodificación requiere que se conecte con la emoción profunda que se sintió en el momento de máximo estrés, una emoción que sentiste en las entrañas, y SE VERBALICE. Por eso la Biodescodificación no es una terapia psicológica, porque si no se conecta con la emoción profunda, no hay un vaciado del estrés y no se restituye el equilibrio interno. Para conectar con esa emoción, los terapeutas especializados contamos con diferentes herramientas y técnicas que nos permiten que la persona ponga en palabras lo que en su momento no dijo.

¿Cómo biodescodificar el miedo o la rabia?

En Biodescodificación nos basamos en el síntoma físico para hacer un camino hacia las emociones y sentimientos con los que que se ha vivido esa situación dramática desestabilizante (y que no se han puesto en palabras)

Si somos precisos, no biodescodificamos el miedo, la rabia o la tristeza en sí. Biodescodificamos el efecto que están produciendo esas emociones en el cuerpo.

Mi andadura en la Biodescodificación comenzó en el año 2010 y desde entonces, más de una vez me han preguntado “¿qué síntomas produce el miedo?, ¿cómo se descodifica la rabia?” y preguntas similares, y entiendo que surjan estas preguntas. La Biodescodificación es una metodología relativamente nueva (y maltratada por algunos sectores)

Si tú también te estás haciendo estas preguntas, te respondo.

No hagas un proceso mental. Tienes que escuchar a tu cuerpo. 

La Biodescodificación no resulta efectiva si solamente te quedas en el ámbito intelectual. Si solo quieres saber “qué significa en biodescodificación el síntoma X” o “qué tienes que sanar para dejar de sufrir el dolor de Y”, está bien, pero no vas a conseguir gran cosa.

Como ya he dicho, el proceso de Biodescodificación requiere que conectes con la emoción profunda que sentiste en el momento de máximo estrés, una emoción que sentiste en las entrañas, y la verbalices.

Pero tampoco te voy a dejar así, ahora que has leído hasta aquí.

Voy a darte unos recursos con los que identificar tus emociones negativas y realizar a tu ritmo el proceso de Biodescodificación.

La escritura terapéutica para sanar emociones

En mi proceso personal, la escritura terapéutica ha sido clave.

Por supuesto que también hacer terapia con grandes profesionales ha sido fundamental.

Diez años después de dejar de sufrir los síntomas de la fibromialgia y la fatiga crónica, sigo escuchando a mi cuerpo cada día para identificar qué pensamientos, sentimientos y emociones negativas estoy acumulando. La escucha biológica es fundamental para mi bienestar y algo que no dejaré de hacer.

Pero volviendo al tema que te ha traído hasta aquí, sé que quieres reducir tu malestar emocional y físico y necesitas algo YA (si me equivoco cuéntamelo en comentarios 😉 )

Te doy dos alternativas:

Si escribes unos minutos en este cuaderno conseguirás identificar emociones negativas como la rabia o el miedo, analizar tus reacciones, localizar aquello a lo que le das vueltas en tu mente sin cesar y mayor claridad mental.

Sé que no se sencillo aprender a aplicar la Biodescodificación en el día a día. Además de los vídeos de mi canal de Youtube, puedes utilizar este documento que también puedes descargar en PDF gratuitamente.

Tienes todos los detalles aquí

 

Sé que con esto tienes más que suficiente para empezar, pero si quieres más recursos, tienes más. Me apasiona la Biodescodificación y creo continuamente recursos con los que vivir saludablemente. Sigue buceando por la web y disfruta 😉

 

Comentar

Diseñado por Consultoria Blogger