Desmontar películas mentales mortales

Hace varias semanas estaba en sesión con Rigoberto (ya sabes que cambio detalles y características para que nadie pierda su privacidad)
Le estaban haciendo pruebas médicas para saber qué es lo que le estaba pasando. Tenía una tos persistente que no remitía con la medicación.
Le pregunté por su vida familiar y me dijo que tenía ciertos problemas familiares que no sabía cómo gestionar. Sus hijos están en una edad “complicada”, su mujer y él no se ponen de acuerdo en cómo educarles, sus padres malmeten en su contra… y él estaba desbordado.

Tanto que pensaba que si lo que tenía era un cáncer se iba a sentir aliviado.

Le pregunté el por qué. Y me dijo que si lo tuviera, se sentiría legitimado para hacer lo que quisiera con su vida.

Rigoberto les diría a todos “ahí os quedáis. Voy a vivir mi vida. Como seguro que no queréis que me muera, dejadme que haga lo que quiera. Me tomo un tiempo para mí y ya volveré si eso”.

Tiene todo el derecho del mundo a pensarlo, por supuesto, pero para hacer lo que uno quiere no se tiene que estar entre la vida y la muerte.

De verdad, que he escuchado más veces esto.

La sensación de impotencia es tan grande que se llega a pensar que no hay escapatoria. Y si la hay, pasa por estar al límite.

Lo que estamos trabajando Rigoberto y yo es la recuperación de la fortaleza interna.
Necesita volver a conectar con su capacidad de decidir, de decir NO, de manifestar sus deseos, y sobre todo, de vivir. Se ha perdido entre las obligaciones familiares, el qué dirán y lo socialmente aceptado, y sin darse cuenta, ha caído en una de las mayores trampas del ego: pensar que la muerte es la solución.
Él no pensaba en morir directamente, pero para el ego, la muerte y una enfermedad grave es lo mismo.

Hay mucho más por descubrir, ¡suscríbete!

Rigoberto es muy bonico, y enseguida se percató del peliculón mental en el que estaba metido.
Necesitaba hablarlo para darse cuenta de que tenía que cambiar.

Si te identificas con la historia de  Rigoberto, ya sabes. Tu ego te esta mintiendo. Recupera tu fuerza y tu poder porque nada ni nadie tiene que hacerte sentir que la muerte es mejor que la vida.

Sé que las historias de otras personas motivan y ayudan a tomar conciencia.

Por eso, en el libro “Desmontando Películas Mentales: 33 películas a las que poner fin en tu mente para ser más feliz” cuento 33 historias como esta. A ver, no todas son de personas que piensan que una enfermedad grave les vendría muy bien, pero son historias de personas reales que se han dado cuenta de las películas que les hacían mantener baja autoestima, guardar rencores, tener miedos infundados… y todo ello les llevaba a estar enfermos.
Cuento casos reales de personas que tenían eccemas, ansiedad, dolor de cabeza, cistitis, estreñimiento… y ahora ya no los tienen porque desmontaron sus películas mentales para ser más felices.

Si quieres disfrutar leyendo estas 33 historias, y tomar energía de su ejemplo, puedes comprar el libro en formato digital y en papel en Amazon. 

Comentar

Diseñado por Consultoria Blogger