Ni tu marido tiene la culpa de todo, ni el libro de autoayuda te va a ayudar - Escucha Biológica
317
post-template-default,single,single-post,postid-317,single-format-standard,post-image-above-header,post-image-aligned-center,sticky-menu-fade,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Ni tu marido tiene la culpa de todo, ni el libro de autoayuda te va a ayudar

Mientras sigas pensando que alguien de ahí afuera te estropea, o te puede salvar la vida, y que lo máximo que tienes que hacer es leer libros de autoayuda, no vas a conseguir el Bienestar.

Es problable que hayas leído decenas de libros de autoayuda, que en youtube hayas pasado jornadas completas viendo vídeos para superar miedos, incluso puede que hayas asistido personalmente a alguna charla sobre emponderamiento personal…

Pero al final de día, lo que tienes acumulado es más y más información. Y de la puesta en práctica, cero patatero.

Te levantas por la mañana de mal humor porque no quieres ver de nuevo la cara de tu jefe, porque estás hasta las narices de la monotonía; te cabreas a medio día cuando te llama ese familiar que te saca de tus casillas, y por la noche, cuando llegas a casa, no te quedan fuerzas ni para bajar las persianas… total, que estás de mal humor desde que te levantas hasta que te acuestas.

Pero oye, cuando consigues otro rato libre para ti, otro libro de autoayuda que devoras.

Y no estoy en contra de ningún libro, pero no te van a funcionar mientras sigas pensando que alguien de ahí afuera va a salvarte la vida.

libros de autoayuda bienestar emocional

Mientras sigas creyendo que necesitas más y más y más información antes de ocuparte de ti misma, no vas a mejorar.

Puede ser que creas que por leer o escuchar magníficas explicaciones vas a adquirir unos super poderes con los que sin apenas esfuerzo vas a dejar de tener pensamientos caóticos.

Si sigues pensando que tu mal humor ante las circunstancias laborales es “normal”, seguirás yendo a trabajar a diario de mal humor.

Mientras sigas pensando que tu desorden mental “no es para tanto”, seguirás alimentándolo.

Y si sigues creyendo que tu estrés no afecta a tu cuerpo, seguirás acumulando más estrés.

 

No esperes a tener un problemón para aplicar lo que sabes. Hazlo YA. En situaciones cotidianas Clic para tuitear

 

Me he encontrado con muchas personas que reconocen que el estrés emocional afecta a su equilibrio físico, y luego me dicen “no, pero esto que me pasa no es por estrés. Esto es por mala suerte”.

Y otra vez ponemos afuera la posibilidad de mejorar.

Hay quienes siempre ven afuera el origen de sus problemas y por lo tanto, ven afuera la posible solución.

Cuando digo afuera, digo a la distancia de los anillos de Saturno, como poco

Y no. No digo que de absolutamente todo que ocurra afuera soy yo la que lo proyecta, la que lo imagina o lo atrae. No. Digo que podemos asumir mucha más responsabilidad en nuestras vidas.

Seamos honestas

Es fundamental que seamos muy, muy honestas con nosotras mismas a la hora de ponerle nombre al problema.

Y pongo un ejemplo para verlo más fácilmente.

No me sirve que me llames porque vives con un gran agotamiento y cansancio que no consigues aliviar (entre otros síntomas) y me digas:

“he estado reflexionando sobre el origen emocional de mi estado, y me he dado cuenta que es porque mi marido no colabora con las tareas del hogar. Por más que se lo digo, no se da cuenta de que tiene que cambiar”.

En lugar de poner el origen del problema afuera, vamos a ponerlo dentro. Porque si el origen del problema está afuera, la solución estará afuera.

Pero si el origen del problema está dentro de mí, ¿la solución dónde está? dentro de mí, exacto 🙂

  • Primer error: pensar que si tu marido cambia, todo irá mejor
  • Segundo error: amargarte esperando que él cambie
  • Tercer error: no darte cuenta que estás cada vez peor por amargarte cada vez más

(nota sobre el primer error: quizás si tu marido cambiara en algunos aspectos, algunas cosas mejorarían en vuestra relación.  Pero eres tú quien tiene que asumir la responsabilidad de mejorarte en tu relación con él)

Y si volvemos al libro de autoayuda, sabrás que cuando crees que cambiar es fácil y le exiges al otro que cambie te estás equivocando.

Es mejor que cambies tú, en lugar de esperar a que la otra persona cambie.

Así que, apliquemos y pensemos en el ejemplo:

¿le estás pidiendo a tu marido que colabore con las tareas de casa

o

le estás pidiendo que las haga de la forma que tú las haces y cuando tú quieras que sean hechas?

Porque quizás el problema no es que no colabora, es que tu supervisas y controlas lo que él hace para después protestar por cómo y cuándo lo ha hecho.

Es decir, que quizás hay un exceso de control tuyo, más que una carencia de colaboración por su parte, por ejemplo.

Por lo que quizás, si tú te relajas y permites que él haga las cosas a su ritmo, vas a invertir menos tiempo en controlarlo todo y vas a estar algo más relajada.

¿Dónde pones el origen del problema?

Esta es la forma en que ponemos el origen del problema dentro.

Mientras miro todo  lo que hace mal la otra persona, me enfado y saco sapos y culebras por la boca, no invierto mi tiempo en mejorar yo.

Si la que lee libros de crecimiento y desarrollo personal soy yo, no puedo exigirle a él, a quien le encantan los programas de subastas, que se desarrolle más y mejor como persona.

 

Cuando escucho a mi cuerpo, encuentro el origen del problema en mí y la solución también en mí Clic para tuitear

 

Sé que no estamos acostumbradas ni enseñadas a encontrar la raíz del problema dentro de nosotras mismas.

Incluso sé que es mucho más rápido buscar afuera al responsable y volcar en él toda nuestra frustración.

Pero si hemos dicho que queremos vivir en coherencia y equilibrio, vamos a cambiar de hábitos.

Vamos a meternos en harina. Vamos a cambiar los ingredientes de la receta del malestar y a elaborar los manjares del Bienestar.

Es un proceso. La costumbre de buscar afuera al culpable de todo lo que nos pasa está muy arraigada. Es un pelín más desagradable reconocer y asumir los propios fallos, pero los beneficios de aceptar la responsabilidad de tu vida son enormes.

Te lo recomiendo

Yo te acompaño a que veas por qué no alcanzas el Bienestar Emocional que deseas y a que caminemos a tu Bienestar.

 

[maxbutton id=”2″ url=”https://escuchabiologica.com/servicios/” text=”¡QUIERO MI BIENESTAR!” ]

 

Si te ha gustado, compártelo! Dicen que trae buen karma 😉

 

 

Maria Pilar Sánchez
hola@escuchabiologica.com

Soy una luchadora incansable con muchas ganas de ayudarte! Autora del libro "Películas Mentales: libérate de los dramones que te montas y afectan a tu salud"

No Comments

Post A Comment