¿Cómo hacer el árbol genealógico cuando no tienes fechas?

Si te has bloqueado al elaborar tu árbol genealógico ya que no tienes apenas datos de tu familia, te voy a explicar qué hacer. No tienes que frenarte por este motivo a la hora de estudiar tu Transgeneracional.

Cuando nos disponemos a hacer el árbol genealógico desde la visión de la Biodescodificación no sólo tenemos que tener en cuenta la fecha de nacimiento o de fallecimiento. Es cierto que tener las fechas nos permite un análisis más rápido de los vínculos que unen a los distintos miembros del clan familiar, pero en los casos en los que no se cuentan con esas fechas hay también mucho trabajo por hacer.

¿Para qué vas a hacer tu árbol genealógico?

Es fundamental tener un propósito claro a la hora de analizar el Transgeneracional. Cuando realizamos el árbol genealógico desde la Biodescodificación tenemos un objetivo concreto. No nos situamos frente al “Hola” Transgeneracional para averiguar qué amores secretos hubo en la familia o destapar los trapos sucios que siguen guardados.

Quizás la consecuencia de tu análisis transgeneracional sea que descubres todo eso (y más), pero tu objetivo tiene que partir de ti para que sea tu árbol quien te dé las claves que se ocultan en tu novela familiar y así, solucionar esa situación vital que te impide ser feliz.

Imagínate que lo que te moviliza a hacer tu árbol es que quieres liberarte de la relación tóxica que tienes con tu padre o con tu madre (es algo muy habitual que me encuentro en consulta, así que no te sientas un bicho raro si estás en esta situación)

Tal y como dice la psicoanalista Anne Ancelin Schützenberger en su libro “¡Ay, mis ancestros!”, “gran número de padres o madres abusivas mantienen atados a sus hijos o hijas diciéndoles: “me sacrifiqué mucho por ti, ahora me debes esto”. Y así, cierto número de jóvenes entran desgraciadamente en un juego sucio y no se “diferencian” de su familia, no toman distancia entre ellos y su familia, no se vuelven adultos, porque se
sienten unidos por esas obligaciones”

Tú que quieres saber cómo era la relación de tu madre con su madre (es decir, con tu abuela), y la de tu abuela con tu bisabuela para encontrar el origen transgeneracional de este problema, le preguntas a tu madre e intentas sacarle información, pero puede ser que no recuerde detalles o que no quiera hablar de cómo era su relación con sus padres, abuelos o hermanos.

Quizás te des cuenta que no sabes qué pasó con la casa de tus abuelos en la guerra, dudas de si emigraron por obligación o por decisión propia y no sabes qué hizo tu abuela después de enviudar. Puede ser que en el registro civil no haya apenas información y los registros de la Iglesia también hayan desaparecido. Es decir, tienes la fecha de nacimiento de tu madre y poco más. Si por ejemplo tu otro progenitor ha fallecido ya, tienes todavía más difícil la tarea de investigación.

Hay mucho más por descubrir, ¡suscríbete!

Sin fechas, sin datos, sin narración de la novela familiar ¿qué se puede hacer? ¿Cómo liberarse de esos lazos?

Continúa diciendo Anne “para ver y comprender lo que sucede, hay que levantar un mapa sincrónico de los sucesos familiares, es decir, ver lo que sucede al mismo tiempo en diversos miembros de la familia y no sólo en un individuo. Hay que verlo, a la vez, en el aquí y ahora, y al mismo tiempo, en el antes y en otro lugar, en la historia y la familia, es decir hacer una observación sobre varias generaciones.
Lo más sencillo es hacer un árbol genealógico completado por los hechos importantes y lazos significativos: un genograma o un genosociograma.”

“Recordemos que el profesor Henri Collomb  llevó a Francia en 1978 la técnica del genosociograma. El genosociograma permite una representación afectiva figurada del árbol genealógico familiar, con sus características de apellidos, nombres, lugares, fechas, vínculos y principales sucesos de vida: nacimientos, bodas, fallecimientos, enfermedades importantes, accidentes, traslados, ocupaciones, jubilación…

El genosociograma es una representación del árbol genealógico comentado con una puesta de manifiesto de los diferentes tipos de relaciones de la persona, con relación a su entorno y a los lazos entre los diferentes miembros de la familia:
“quién vive con quién bajo el mismo techo” y “come en la mima olla”, quién cría a los hijos de quién, quién huye y a dónde, quién llega (nacimiento, traslado) en el momento en que otro se va o se mure,
quién sustituye a quién en la familia, y cómo se hacen las reparticiones, sobre todo después de una muerte (herencias, donaciones), los favorecidos, los desfavorecidos, las “injusticias” (las cuentas
familiares y sociales), las repeticiones…”

Es decir, hay muchos datos que recopilar y analizar cuando estamos elaborando nuestro árbol genealógico de una forma terapéutica, no todo depende de las fechas. Al recopilar toda esa información que de una forma u otra hemos podido escuchar en reuniones familiares cuando éramos niños (o no tan niños) vamos componiendo nuestro puzzle familiar.

Pero si tampoco cuentas con esos datos, hay una información muy importante que recopilar. Te lo cuento en este vídeo que es un fragmento de la 4ª reunión de la Comunidad EMOTIVA en la que hablamos largo y tendido de “¿Cómo hacer un árbol genealógico cuando no tienes fechas?”

Dale al play y descubre qué es eso que necesitas saber de tu familia para comprender sus normas de funcionamiento.

 

Si quieres participar en las próximas reuniones de la Comunidad en las que nos dirigimos a aumentar nuestra Consciencia, nuestra Motivación y aplicar la Biodescodificación, pincha aquí 

Y si necesitas que analicemos tu caso en una sesión individual, aquí tienes más información sobre las sesiones.

Comentar

Diseñado por Consultoria Blogger