¿Cómo reducir la ansiedad con Biodescodificación?

Los síntomas se definen en Biodescodificación como la expresión física de un conflicto emocional sin resolver. Las emociones negativas no expresadas o mal gestionadas (como el miedo) se manifiestan en el cuerpo, y la ansiedad es una de esas manifestaciones.

La ansiedad es la reacción de nuestro cuerpo frente a la posibilidad de un peligro asociado a una situación que aún no ocurrido (y quizás nunca ocurra), pero que se percibe como probable. Esto lleva a la persona a mantenerse en un estado de alerta constante debido al miedo intenso hacia lo que pueda suceder en el futuro.

Escuchar al cuerpo y los síntomas de la ansiedad: la presión en el pecho, las náuseas, el sudor, los escalofríos o los mareos, permite identificar los pensamientos negativos, sentimientos que les acompañan y emociones que se están experimentando y necesitan ser gestionados adecuadamente. 

 

Diferencias entre el miedo y la ansiedad

La ansiedad surge de la interpretación que hago sobre una situación concreta. La realizo conscientemente. Es decir, es un proceso mental por el que me anticipo y me imagino un futuro terrible. 

Es una película mental con efectos en el cuerpo porque todos esos pensamientos negativos elevan el estrés y cuando el estrés es muy elevado, se plasma en el cuerpo de diferentes formas. 

La diferencia entre el miedo y la ansiedad es que el miedo es una emoción visceral necesaria para vivir y la ansiedad implica un proceso mental por el que me anticipo y pongo en alerta a todo mi cuerpo. 

En este vídeo te explico de forma sencilla cuáles son las diferencias entre el miedo y la ansiedad. Dale al play y sigue leyendo, que más abajo te cuento un caso real de ansiedad desde el objetivo de la Biodescodificación. 

El significado emocional de la ansiedad

Como explica Angeles Wolder, la ansiedad no afecta a todas las personas de la misma manera. Debemos tener en cuenta las experiencias, la manera de vivir y los miedos que tiene cada individuo porque influyen en el tipo de ansiedad que tenga.

Por ejemplo:

  • Quien aprendió a calmar el dolor con la comida puede comer para calmar la ansiedad (hambre emocional). Es la conocida ansiedad por comer.
  • La persona que tenga miedo a las enfermedades (hipocondría) puede sentir ansiedad al pensar en un posible diagnóstico.
  • Quien tuvo una mala experiencia en un lugar cerrado puede sentir ansiedad al subirse a un ascensor (claustrofobia) o al estar en espacios con mucha gente (agorafobia).
  • Si alguien ha tenido malas experiencias con otras personas puede sentir ansiedad al tener que hablar en público o relacionarse con otros (fobia social).
  • Quién ha vivido conflictos con relación a la huella de abandono sentirá ansiedad al pensar en la separación, ruptura o muerte.

Podríamos decir, simplificando mucho, que el significado emocional de la ansiedad es un miedo al futuro, a la muerte o aquel elemento con el que se estuvo en contacto en el pasado (si hablamos de una fobia, por ejemplo)

El estrés del pasado en el presente

En definitiva, si vivimos una experiencia traumática o estresante en el pasado y no se gestiona emocionalmente de forma adecuada, es decir, si vivimos acumulando el estrés que nos produjo y las emociones con las que vivimos esa situación, nuestro cerebro almacena esa información y cuando aparezcan situaciones semejantes a aquella que nos hizo sufrir, nuestra biología actuará.

La Biodescodificación te acompaña a vaciarte de las emociones que surgieron en la situción estresante vivida, por ejemplo en el ascensor, para que la próxima vez que tengas que subir a un ascensor no se active ese sistema biológico de alerta.

En la medida en que se reduce el estrés emocional de esa situación, se reduce el síntoma porque nuestra biología dejará de activar los síntomas de la ansiedad si cree que ya no existe la posibilidad de que suceda de nuevo (sea real o imaginariamente).

Caso real de ansiedad tratada desde la Biodescodificación

Voy a contarte el caso de un cliente que vino a verme porque estaba desesperado.

«Mi obsesión es tenerlo todo controlado.
Cuanto más controle más seguridad tendré, pero agota tener que estar controlando todo. No puedo dormir porque tengo que estar alerta. No me puedo fiar de los demás. Tengo que tener las respuestas preparadas para cualquier pregunta. Y que nadie conozca mis miedos y mis «paranoias»

Esto es lo que Narciso me contó.

¿Te suena lo que a él le pasaba?
Desde hace varios años venía sufriendo los síntomas con los que se le presentaba la ansiedad: tensión, nerviosismo excesivo, insomnio y mucha irritabilidad.
A veces tenía dolores de cabeza, le daban rampas en las piernas y tenía palpitaciones nerviosas. Había oídio hablar de la Biodescodificación y quería entender lo que le decía su cuerpo.
Cuando le pregunté por su situación vital me comentó que tenía un trabajo, tres hijos, una mujer, amaba la natación y a sus padres con los que hablaba a diario. No me contó nada especialmente negativo.
Todo era aparentemente normal pero cuando el cuerpo se queja, hay que escucharlo con mucha atención.

¿Qué es la ansiedad?

Recordemos que la ansiedad se define como un estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad.
Se habla de «trastorno de ansiedad” para referirse a ciertas patologías en las que el paciente experimenta un gran miedo aunque no haya una razón para ello.
La persona afectada por la ansiedad apenas puede controlar el miedo. Un miedo que se siente como una amenaza.
En estas circunstancias, el miedo tiene una función: es una señal de alarma que ayuda a evitar dicha amenaza.

Cuando esta amenaza ha pasado, el miedo también debería desaparecer.

Conflicto emocional de la ansiedad según la Biodescodificación

Cuando leemos en un diccionario de Biodescodificación los conflictos emocionales asociados a la ansiedad aparecen conflictos de impotencia, incapacidad para afrontar algo o miedo por perder el control.

Una de las películas mentales que rodamos en nuestra mente podría ser la de «¡se me va a caer el mundo encima en cualquier momento!!” y eso hace que nuestra biología reaccione estando alerta para no morir aniquilado o aniquilada por lo que viene de arriba.
Cuando sentimos una limitación o incapacidad para afrontar algo, el sistema nervioso simpático se pone en marcha para tomar el control de la situación.

La imaginación, arma de doble filo para la ansiedad

La imaginación es un arma de doble filo. Nos permite sentirnos los protagonistas de películas donde podemos con todo, pero también puede llevarnos a montarnos películas dramáticas.

En una persona con ansiedad esa imaginación suele llevarle a los peores finales posibles. Eso se debe a la convicción de que no será capaz de conseguir lo que desea y por lo tanto necesita prepararse para lo peor.

Entre el pasado y el futuro

Si consultamos diversas fuentes veremos que se cita al «miedo al futuro» como gran disparador de la ansiedad, y también el bloqueo de la capacidad de vivir el momento presente por preocuparse sin cesar por lo que pasó en el pasado.

La persona con ansiedad habla mucho de su pasado, de lo que aprendió, vivió, o de lo que le sucedió a otra persona.

En el caso de nuestro amigo Narciso, y después de hablar largo y tendido con él, no había un miedo excesivo al futuro. Te lo cuento: 

La lucha del presente

Le pregunté por su familia. Me habló de su padre y de su hermano. Narciso es el menor de dos hermanos. Su padre es un señor que ha educado a sus hijos pensando que cuanta más disciplina, más responsabilidad asumirían sus hijos y mejor personas serían.

Nuestro amigo asumió esta «verdad» como propia.
Su hermano no. Su hermano se estuvo revelando a los mandatos de su padre hasta hace bien poco tiempo. Eso provocaba mucho enfados y discusiones en casa, y Narciso no quería vivir en ese estado de guerra permanente.

La solución de supervivencia

El instinto de supervivencia y adaptación de Narciso le llevó a crear una estrategia. Cuando veía que su hermano se enfrentaba a su padre, él escuchaba con atención lo que su hermano decía y lo que su padre contestaba.

Así hizo «el mapa» de lo aceptado o no aceptado por su padre. De lo que sí y lo que no se podía hacer en casa.

Le funcionó de maravilla. Aprendió a controlar los tiempos y los humores de su padre. Cuando llegaba de trabajar no era buen momento para pedirle algo. Después de cenar, sí. Un sábado por la mañana sí pero un domingo por la tarde no.

A Narciso no le fallaba su mapa. Siempre accedía al tesoro. Sabía qué gestos, palabras y expresiones eran mal o bien aceptadas por su padre. El conseguía siempre lo que le pedía a su padre, y su padre ha estado y está enormemente orgulloso de él.

Hoy aunque ya no vive con su padre, sigue bajo esa necesidad de aceptación absoluta.

Lo peor era que no estaba siendo consciente de ello.

El control y el perfeccionismo

En su trabajo es perfeccionista. No quiere que le critiquen por haber cometido un fallo. No le gusta exponerse a las quejas de su jefe. Le molesta escuchar gritos o malas palabras.

Él dice que adora a sus padres y no lo dudo, pero no se ha deshecho de la necesidad de aprobación. Ese control absoluto que aprendió a tener sobre la relación familiar, quiere seguir manteniéndolo en las relaciones interpersonales.

Le preocupa y le obsesiona el «qué dirán». Es una continuación de la preocupación por el «que dirá su padre» con el que vivía de niño.

No es consciente de que este patrón de comportamiento está activo todavía en él.

Imagina el funcionamiento de tu ordenador. No sé si eres de los que usaste MS-DOS (yo un poquito) pero da igual. Cuando tú arrancas tu ordenador, hay un tiempo en el que se van cargando los programas que permiten que todo funcione correctamente. Si no se cargan los programas, el ordenador no funciona.

Y llega un momento en el que el ordenador te pide actualizaciones porque si no, no soporta todo lo nuevo que hay que incorporar.

Eso es lo que te está pidiendo tu cuerpo cuando te habla a través del síntoma o enfermedad, y en este caso, a través de los síntomas de la ansiedad.

Hay un programa que está funcionando hoy en tu mente pero está completamente desactualizado.

El programa de Narciso era un programa de «control para que todo funcione correctamente y me acepten». Lo que tuvo que entender es que tenía que actualizar el programa del control y la aceptación.

Su ansiedad venía motivada emocionalmente por esa necesidad de medir las palabras para que nadie se enfadara con él y le quisieran. Tenía que entender que como adulto podía manejar con mejores herramientas las discusiones o los enfrentamientos que cuando era niño.

Hoy no tiene por qué tener miedo a lo que dirá su padre si se enfada. Ni su padre, ni su jefe ni sus compañeros. Hoy él es un adulto con herramientas psicológicas suficientes para dialogar, exponer su opinión y tomar decisiones. Hoy ya no depende de su padre.

Esta solución de supervivencia que desarrolló cuando tenía 7, 8 ó 9 años tiene que ser actualizada a su vida contemporánea. Si no es útil, la tiene que «desinstalar» de su mente y vaciarse de ese estrés que le genera ansiedad.

No todos los problemas de ansiedad se generan por el mismo conflicto emocional, por supuesto, pero tal y como la Biodescodificación nos muestra, pueden ser conflictos relacionados con el miedo.

No todos vivimos con miedo a lo que va a decir nuestro padre pero lo bueno de la escuchar al cuerpo es que con una precisión absoluta llegamos al origen del problema.

Liberar emociones asociadas a la ansiedad con Biodescodificación

Cuando el cuerpo manifiesta un síntoma y no otro, es porque detrás hay un estrés emocional concreto y no otro. Esta es mi labor como terapeuta: identificar cuál es el sufrimiento oculto, las emociones reprimidas y las creencias limitantes que bloquean a cada persona.

La Biodescodificación es precisa y eficaz.

Este relato es un ejemplo de que hay una película mental, unos pensamientos negativos rumiativos, detrás del síntoma. Una creencia limitante que hay que transformar para recuperar el bienestar integral y mientras no la saquemos a la luz, estaremos dominados por ella a todos los niveles.

El estrés que acumulamos se compone de pensamientos negativos (creencias limitantes) y sentimientos negativos. Cuando hay demasiado estrés, se altera el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario, nervioso, digestivo, cardiaco… y se puede plasmar en forma de ansiedad.

La Biodescodificación te ayuda a identificar esos pensamientos negativos, transformar las creencias limitantes y gestionar adecuadamente sentimientos y emociones para que recuperes el equilibrio interno.

Ocho pasos para biodescodificar el miedo y la ansiedad

Como te cuento en este post la Biodescodificación no produce resultados si solamente te quedas en el ámbito intelectual. Si solo quieres saber «qué significa en biodescodificación el síntoma X» o «qué tienes que sanar para dejar de sufrir el dolor de Y», está bien, pero no vas a conseguir gran cosa.

El proceso de Biodescodificación requiere que conectes con la emoción profunda que sentiste en el momento de máximo estrés, una emoción que sentiste en las entrañas, y la verbalices.

Sigue estos ocho pasos para conectar y biodescodificar el miedo y la ansiedad:

  1. Siéntate, relájate y ve a un momento de tu vida en el que hayas experimentado esa emoción en concreto (si aparecieron el miedo y la rabia al mismo tiempo también está bien). Tómate tu tiempo, recuerda los detalles de aquel momento y responde:
  2. ¿Qué pensaste en esa situación?
  3. ¿Qué sentiste? (quizás te sea útil anotarlo en  un papel porque conectes más profundamente con la emoción)
  4. ¿Dónde, en qué parte del cuerpo sentiste esa emoción?
  5. Pon en palabras esos que no te atreviste a decir en ese momento concreto. Conecta con tu cuerpo y exprésalo. Insisto, si quieres hacerlo por escrito porque conectas más intensamente con la emoción será perfecto.
  6. Ahora piensa, ¿viviste con anterioridad a esa situación que has recordado otras experiencias en las que el miedo o la rabia fueron muy intensos? Si es así, repite el proceso.
  7. ¿Cómo te sientes después de haber verbalizado estas emociones y pensamientos que tenías reprimidos? Para responder a esta pregunta, haz un escaneo rápido de tu cuerpo y comprueba si está más relajado o aliviado. Si no lo está, sigue vaciándote de esas emociones.
  8. El paso siguiente es identificar las creencias limitantes que te han llevado a reprimir las emociones y transformarlas en creencias potenciadoras.

 

Si prefieres tener estos pasos en formato pdf para descargártelo y usarlo cuando lo necesites, aquí tienes la

Guía para hacer tu proceso de Biodescodificación

Aquí tienes una guía paso a paso con una Check-list que he creado  para que lo que te he explicado lo puedas hacer siguiendo un orden, (lo que se hace con una Check-list, vamos 😉 ) y profundices en los pensamientos, sentimientos y emociones asociados con tu síntoma o problema relacional.

Así podrás identificar qué está queriéndote decir tu cuerpo a través de tus síntomas. Podrás abrir tu consciencia cuerpo y mente para liberarte de las emociones que cargas. 

 

Y sobre todo recuerda, si el proceso te conecta con una emoción muy fuerte, ponte en manos de un profesional. 

 

Comentar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Diseñado por Consultoria Blogger